Taller de Estudios Sociales y Políticos
"Antenor Orrego"

Centro de Investigaciones Políticas, Sociales y Económicas

 
   
 
 
   
 
Tito Livio Aguero Vidal*
25/08/2003
 
 

I. Introducción .-

A pesar que etimológicamente la polemología proviene del griego polemos (guerra) sin embargo siempre se le consideró la ciencia de la paz desde los tiempos de Charles Potvin y Louis Bara (siglo XIX), hasta la actuales corrientes polemológicas modernas (Escuela Francesa de la Paz de Gastón Bouthoul, la coexistencia pacífica, la conflictología y la teoría del conflicto de Lewis Coser, el sistema internacional de los esposos Kenneth y Elise Boulding y la actualmente dominante teoría de la violencia estructural de Johan Galtung). En ese sentido el siguiente artículo se reconoce como un ejercicio intelectual de naturaleza y/o carácter propiamente polemológico pues busca construir una definición operativa y útil sobre y acerca de las CVR.

II. Características Centrales .-

El conflicto interno y/o externo aparece como el primer componente a señalar. Se ha tendido a considerar -Eduardo Toche, Esteban Cuya y Nelson Manrique- que el conflicto emana sólo del enfrentamiento capitalismo vs. comunismo propio de la guerra fría y de la aplicación de las doctrinas de seguridad nacional ( guerra sucia ), sea porque las dos partes lo aceptaban así implícita o explícitamente o simplemente sólo una de ellas. Así entendida las cosas el enfrentamiento deja de ser nacional para adquirir una dimensión internacional. Sin embargo, todo esto puede ser aplicable para los casos latinoamericanos pero hay otros que nos obligan a matizar radicalmente esta afirmación. Nos referimos a los conflictos productos de la existencia de un sistema segregacionista y/o racista como los que vivió Sudáfrica y Rhodesia (hoy Zimbabwe).

Los gobiernos que implementaban todas estas políticas se caracterizaron por copar y controlar totalmente el poder judicial y además expidieron leyes de amnistía, que en realidad eran de impunidad (Argentina, Chile 1978, Brasil 1979, Guatemala 1983 y 1986, Uruguay 1986, El Salvador 1987 y Perú 1995) con lo que fue prácticamente imposible sancionar a los responsables de las numerosas violaciones a los derechos humanos.

Pero para que aparecieran las CVR era necesario además que se den determinadas condiciones políticas particulares, que a nuestro entender pueden ser de tres tipos distintos: caída de las dictaduras militares o cívico-militares (Argentina, Uruguay, Chile y Perú), crisis de todo un sistema social y político (Sudáfrica y Rhodesia), y el fin de una larga y dolorosa guerra civil donde no existieron ni vencedores ni vencidos (El Salvador y Guatemala). Sólo así se explican los orígenes legales y/o oficiales de la mayoría de las CVR (Argentina, Chile, El Salvador y Perú). Es decir, la crisis política de los diversos regímenes políticos abre la posibilidad de que las demandas de los colectivos sociales defensoras de los derechos humanos no sólo puedan ser oídas sino que después de una ardua y dura negociación consigan materializarse.

Desgraciadamente muchos intelectuales peruanos que estudian el tema -Eduardo Dargent, Eduardo Toche y en menor medida Nelson Manrique- no han llamado suficientemente la atención sobre las otras CVR y en el que la mayoría de ellas incluso son latinoamericanas (Brasil, Paraguay, Uruguay y Bolivia). Efectivamente también existieron CVR no oficiales o no legales que se constituyeron desde la sociedad civil. Estas nacieron fruto del trabajo solidario de las organizaciones de derechos humanos, que para investigar los graves hechos de violencia oficial desarrollaron un esfuerzo prácticamente casi clandestino: en Brasil, con el trabajo de la Arquidiócesis de Sao Paulo, que bajo la dirección del Cardenal Evaristo Arns elaboró el Informe Brasil Nunca Más ; en Paraguay, el Comité de Iglesias para Ayudas de Emergencias (CIPAE), publicó una serie de investigaciones sobre la dictadura de Stroessner ( Paraguay Nunca Más ); en Uruguay ,los esfuerzos del Servicio de Paz y Justicia, con su Informe: Uruguay Nunca Más ; y en Colombia, el colectivo de organizaciones colombianas y extranjeras que publicaron un valioso Informe: El terrorismo de Estado en Colombia .

Los nuevos gobiernos que constituyeron las diversas CVR fueron muy conscientes de su importancia y para evitar las críticas y los ataques, aunque en el caso peruano como diría Julio Cotler es más la indiferencia y la incomprensión que otra cosa, se preocuparon por la legitimidad de las mismas. Para lo cual establecieron dos mecanismos: el primero, nombrar a grandes personalidades y/o notables como miembros e incluso como Presidentes (Argentina y El Salvador); y el segundo, acuerdos políticos entre las diversas fuerzas políticas, tanto de gobierno como de oposición (Chile y Perú). Recordemos que en el Perú todos los candidatos a la Presidencia de la República firmaron la llamada "Declaración y Compromiso con la Verdad" (15-III-2001) en el que todos se comprometieron con la constitución de una CVR.

III. Conclusiones: Definición Operacional .-

Las CVR son instituciones de investigación constituidas con el objeto de ayudar a las sociedades capitalistas, periféricas y dependientes -prácticamente no existen, ni han existido CVR en las sociedades capitalistas centrales- que han sufrido graves situaciones de conflicto interno y/o externo, muchas veces bajo la forma de violencia política, pero todas ellas sujetas a una suerte de violencia estructural de claro corte galtungniana, a asumir críticamente su pasado reciente, con el fin de superar las profundas crisis y traumas generados por ella y por tanto evitar que tales hechos se repitan en el futuro.

País

Nombre

Integrantes

Objetivos

Informe

Argentina

Comisión Nacional sobre la Desaparición de Personas

(CONADEP)

Personali-dades: Ernesto Sábato (Presi-dente)

Investigar la desapa-rición forzosa de personas.

Determinar lo sucedido con las víctimas

Nunca Más

Desapare-cidos y muertos: 8960.

Responsa-bles: 1351. Recomenda-ciones.

Chile

Comisión Nacional de Verdad y Reconci- liación

Partidos Políticos:

4 del gobierno y 4 de la oposición

Esclareci-miento global de la verdad sobre las graves violacionesa los derechos huma-nos, sea en el país o en el ex-tranjero.

Reconciliación.

Puede dar lugar a procedimientos judiciales.

Nunca Más en Chile

Muertos y desapare-cidos: a 2279.

Recomenda-ciones.

El

Salvador

Comisión de la Verdad

Personali-dades extranjeras:

Belisario Betancourt (ex Presi-dente de Colombia), Reinaldo Figueredo Planchart (congresis-ta venezo-lano) y Thomas Buergenthal (juez, ex Presidente de la CIDH)

Investigación de graves hechos de violencia cuya huella sobre la sociedad reclama con mayor urgencia el conocimien-to pleno de la verdad.

La necesi-dad de crear confianza en los cambios posi-tivos que el proceso de paz im-pulsa.

Estimular el tránsito hacia la reconcilia-ción nacio-nal.

Elaborar recomenda-ciones de orden legal , político o adminis-trativo, que podrán incluir me-didas des-tinadas a prevenir la repetición.

De la locura a la esperanza

Investigó a agentes del Estado y a miem-bros del FMLN.

Recomenda-ciones.

 
 
 
 

*Integrante del Taller de Estudios Sociales y Políticos "Antenor Orrego".

 
 
 
   
 
 
 
 
 
 
 

 

 

 
 
 
Copyright © 2007 T.A.O. - Todos los derechos reservados